¿Empresa o Community Manager?

Arrobisima-CommunityManagerSI

Muchas empresas están apareciendo en las redes sociales, según las tendencias globales en el mundo. Desde hace ya un tiempo, las plataformas sociales más famosas como Facebook y Twitter forman parte de nuestras vidas cambiando la forma de comportarnos, de comunicarnos, de ver el mundo, etc.

Las marcas, entonces, también sufrirán un cambio y una modificación. Sus clientes están en internet y es ahí donde deben llegar.

Además, el boom de los Social Media ha creado una nueva figura que ofrece sus servicios a las empresas garantizando un adecuado manejo de los nuevos soportes y canales. Esta figura, sin duda, es el Community Manager.

El Community Manager no es otro que el responsable directo de la comunidad, es el encargado de gestionar las redes sociales de la empresa, hablando en nombre de la compañía que ha solicitados sus servicios y afinando las estrategias de comunicación social para ayudar en la consecución de los objetivos de la marca.

El rol que tienen dentro de la empresa es determinante, fundamental y preciso: establecer el nombre de la marca en el Internet.

En cuanto mejor sea el trabajo del community manager, mejores resultados le traerá a la empresa. Pero, cuando su protagonismo crece, nuevas dudas aparecen en su trabajo siendo la más importante el saber a quién le corresponde el éxito ¿al community manager o a la misma empresa?

Es común que esta pregunta aparezca ¿El éxito de la compañía depende de sus estrategias, de sus planes hacia los nuevos mercados o a la personas que trabaja dentro del departamento?

En un partido de futbol juegan once jugadores  y cuando pierden, pierden todos y si ganan todos. Si el equipo tiene a un “estrella” que colabora con el triunfo es mucho mejor, pero siempre se habla del “equipo campeón” no del jugador que llevó al equipo al triunfo. Sencillo.

Por lo expuesto, sin duda, quien ha triunfado es la empresa, pues tienen excelentes colaboradores.

El community manager tiene un trabajo ligado a lo subjetivo y personal, pero sus acciones son parte de lo que hace la compañía. Tambien es cierto esto: hay empresas que deben su éxito a sus responsables de redes sociales y hay otras que ya están posicionadas y hacen el trabajo más sencillo a sus community managers.

Las empresas entonces están en la obligación de contratar a colaboradores capacitados y competentes, centrarse en que entienda la marca, las necesidades y objetivos de la empresa.

Arrobisima-CommunityManageroEmpresas-Imagen

EL COMMUNITY MANAGER NO DEBE SER PROTAGONISTA

La marca y la persona suelen estar íntimamente ligados entonces es complicado que hay una separación fuerte entre la persona que gestiona la red y la empresa. La alta visibilidad del responsable  es de cierto riesgo en las grandes compañías pues crearían una confusión en el cliente final.

El community manager no debe ser nunca protagonista, no debemos unir una marca a una persona concreta, es riesgoso cuando se trata de redes sociales.

El consumidor o cliente no necesita saber quién es la persona que gestiona las redes sociales de una empresa. La marca tiene que ser la estrella, no sus responsables de los canales en Social Media. El éxito se la gana ella y no quien gestiona su participación en el universo 2.0.

«De la misma manera, cuando existe una crisis online es la empresa quien la sufre y la padece, no su community manager».